El parque  ::   La visita  ::   Visitas guiadas  ::   Actividades  ::   Alojamientos

miércoles, 18 de octubre de 2017

Otoño 2017 en Las Tablas de Daimiel

Si recorremos tranquilamente las pasarelas del interior del Parque Nacional, nos daremos cuenta de que el otoño 2017 ha llegado. Después del largo estío veraniego los días se acortan, las temperaturas bajan durante la noche y llegan las primeras y copiosas lluvias que tan importantes son para la conservación de estos humedales manchegos.

Los Ríos Cigüela y Guadiana aportan caudal al parque haciendo subir lentamente los niveles de las Tablas recuperando zonas secas meses atrás, para disfrute de la fauna de este espacio protegido.

El color del paisaje cambia, las plantas anuales como el Carrizo o la Enea pierden sus verdes intensos, tan representativo durante el verano y se tornan en ocres y marrones, formando bonitas estampas de carrizales cubiertos por brumas y nieblas otoñales.

Este inexorable cambio de estación,obliga a multitud de aves migratorias a desplazarse hacia el sur. Las aves, viajan buscando climas acordes a sus necesidades, huyendo del frio y buscando lugares donde alimentarse. Comienza una migración que les llevará, atravesando toda Europa hasta las zonas centrales de África y el Sahel.

En meses posteriores serán las aves del norte de Europa las que poco a poco llegaran a la península y Las Tablas de Daimiel, para utilizarlas como lugar de parada e invernada, quedándose con nosotros durante todo el invierno hasta la llegada de la primavera. Es en estos días cuando es posible observar, prismático en mano, multitud de especies de la familia de los limícolas como las Agujas Colinegras, Avocetas, Cigüeñuelas, Archibebes y un sin fin de aves viajeras. En lugares con media profundidad son las Garzas Reales, las Cigüeñas y Garcetas comunes las que se alimentan de los cangrejos y peces al igual que los Cormoranes.

Aves que en definitiva utilizan el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel para descansar, repostar, coger fuerzas para continuar su viaje hacia África. Es por esto que las Tablas son Zona de especial protección para las aves a nivel Europeo (Zona ZEPA).

De todas las aves las Anátidas son las más numerosas en el humedal, patos como el Porrón Común, el Pato Colorado, o las pequeñas Cercetas comunes,Ánades reales o Ánsares Comunes, las numerosas Fochas comunes. Son algunas de las especies habituales en Daimiel. Aunque también es posible observar con suerte, a la Cerceta Pardilla, La Malvasía, el escaso Morito y rapaces como el Águila Pescadora, el Aguilucho Lagunero o el pequeño Esmerejón.

La especie más llamativa y que seguramente captara nuestra atención si visitamos en otoño las tablas, es la Grulla Común, por numero de individuos (que puede llegar a alcanzar los 5.000 ejemplares), por su tamaño con un metro diez de altura, y especialmente por el sonido que emiten durante todo el día llamado “Trompeteo”.

Un sonido, que se hace más audible al final de la tarde, cuando llegan estos numerosos bandos de aves a las tablas, especialmente en las orillas del Guadiana donde tienen su dormidero, haciendo del atardecer otoñal un momento inolvidable en estas Tablas de Daimiel.

Galería de imágenes otoñales:
































viernes, 30 de junio de 2017

Las Tablas de Daimiel mantienen inundadas 1.250 hectáreas gracias al río Guadiana

La situación se mantiene igual que en diciembre, cuando el parque registraba unas 1.200 hectáreas encharcadas.



El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel mantiene inundadas 1.250 hectáreas de las 2.000 susceptibles de estar ocupadas por el agua, gracias al agua que vierte el río Guadiana en este espacio natural protegido.

El presidente del Patronato del Parque Nacional, Sebastián García, ha calificado este jueves de «muy aceptable» esta situación hídrica a principios de verano, que se mantiene con respecto a diciembre, cuando el parque registraba unas 1.200 hectáreas encharcadas.

Todo ello, pese a que el año hidrológico 2016/2017 a 31 de mayo alcanza una precipitación acumulada de 304 litros por metro cuadrado y va camino de convertirse en el cuarto año seco que registra el parque, ha explicado García en rueda de prensa, antes de la celebración de la reunión ordinaria del Patronato del parque.

García ha indicado que la aportación constante del río Guadiana ha llevado a alcanzar la máxima inundación a comienzos de primavera, manteniéndose hasta junio, si bien se prevé que ahora comience a descender.

También ha indicado que a través del río Gigüela no se están produciendo entrada de caudales al parque y que lo que sí ha mejorado notablemente en los últimos seis meses ha sido la calidad de estado de las aguas del parque.

Así, ha remarcado que han desaparecido los malos olores y la turbidez y se ha podido observar cómo las aguas ya no presentan un nivel tan alto de eutrofización, que ha mejorado el zooplancton y la vegetación presente en el parque.






De hecho, ha indicado que en el parque se ha observado numerosos puntos con presencia de vegetación subacuática con ejemplares de Ranunculus peltatus, Chara hispida y Potamogeton pectinatus, especialmente en la parte norte de la zona inundada.

García ha detallado que «no hay láminas completas o praderas» de vegetación, pero los técnicos si tienen la percepción de que el ecosistema acuático «se está recuperando» y, prueba de ello, es la presencia de una mayor cantidad de fauna ligada a estos ecosistemas.
Mejora del ecosistema

En este sentido, ha puesto de manifiesto que la gestión que se está haciendo en el parque está teniendo una incidencia directa en la mejora del ecosistema y ha resaltado especialmente la influencia positiva de los descastes de pesca, que se prevé continuar a lo largo del año.

En total, la propuesta de pesca realizada por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es retirar 32 toneladas de carpas y carpines, y diez toneladas de pez-sol y pez gato, especies invasoras que, según los científicos, son la causa principal de la falta de vegetación acuática en el parque.

Por otro lado, el presidente del Patronato del Parque ha dado a conocer que, a fecha de 31 de mayo, más de 91.000 personas han visitado el parque nacional, una cifra muy similar a la de años anteriores, por lo que el número total de visitas a final de año rondará los 200.000 visitantes.

En cuanto al Plan Rector de Uso y Gestión, ha explicado que se informó favorablemente en el Consejo de la Red de Parques Nacionales celebrado el pasado 8 de marzo y que se encuentra en estudio en el gabinete jurídico de la Junta de Comunidades, por lo que, en breve, podría pasar a ser aprobado por el Consejo de Gobierno.

Por último, García ha anunciado su intención de proponer al Patronato la creación de un grupo de trabajo sobre conservación que se encargue de realizar un seguimiento de la conservación del parque, de realizar un seguimiento de la lucha que se lleva a cabo contra las especies invasoras y de los trabajos de restauración de los hábitats que se están acometiendo en el parque.

Fuente: ABC http://www.abc.es/espana/castilla-la-mancha/abci-tablas-daimiel-mantienen-inundadas-1250-hectareas-gracias-guadiana-201706221817_noticia.html

jueves, 29 de junio de 2017

El Verano 2017 en Las Tablas de Daimiel

Enea
El verano llega a las Tablas de Daimiel, los días se van alargando, el sol ilumina y calienta con fuerza, es en esta estación del año cuando mayor valor tiene el parque para la fauna de la región, constituyéndose como un oasis de vida y agua en mitad de la seca llanura manchega.

Las escasas lluvias de esta primavera no impiden que Las Tablas de Daimiel se encuentren con 1250 hectáreas (70%) inundadas, en una situación hídrica óptima para superar la temporada del estío y poder disfrutar de la riqueza natural del Parque nacional.

Las elevadas temperaturas de los meses de Julio y Agosto hacen que la actividad de la fauna se concentre en las primeras y ultimas horas del día, siendo preferible recorrer el parque y visitarlo al amanecer y al atardecer, evitando siempre  las horas centrales del día, momento en el cual las aves se refugian del calor y “sestean”.

En estas fechas, son muchas las flores y arbustos que empiezan a engordar sus yemas para dar paso a los frutos y semillas que completaran el ciclo. Las plantas del humedal aun conservan los colores verdes intensos de la primavera, el Carrizo, la Enea con sus flores llamados coloquialmente “puros”, o la Masiega. La nota de color la marcan las flores rosadas de la Salicaria, el Malvavisco, y los pequeños ramos del Limonio, especie de suelos salinos endémica de este parque nacional.

Al atardecer resuenan en todas partes el canto de la Rana común la ranita de San Antonio y el Sapillo pintojo, si miramos con detenimiento el agua podremos ver  multitud de cangrejos junto a renacuajos y Gambusias en las aguas. En las horas centrales del día, toman el sol desde la vegetación de las orillas el Galápago europeo y la Culebra de agua.

MasiegaEl verde del humedal contrasta con los colores ocres y amarillos de los campos de cultivo cercanos, donde tras la siega, es fácil ver bandos de cientos de patos,Anade real y Anade friso principalmente que salen a alimentarse. En estas semanas del verano, son muchas las aves que después de su viaje transahariano. Aprovechan el refugio de las tablas para sacar adelante a sus pollos, durante todo el día, los adultos alimentan a sus crias, con algas, insectos, cangrejos, siendo fácil observar a los somormujos, fumareles o las gaviotas ocupadas con estas tareas.

Otras aves que podemos observar son el pato malvasia el pato colorado y la garza imperial que cría entre los masegares. La buena situación hídrica de las Tablas de Daimiel, hace que sea este, un año excepcional  para la cría de la fauna del parque dato importante especialmente para la Garcilla cangrejera y la focha cornuda, ambas en peligro de extinción.

Garcilla CangrejeraEn los meses de Agosto, el paso migratorio otoñal, coincide con el descenso de los niveles de las laminas de agua del rio Guadiana y el rio Cigüela, concentrandose al final del verano multitud de peces y cangrejos. Y son cientos las grandes aves como las cigüeñas, Garcetas, Garcillas cangrejeras, las que llegan al  parque para alimentarse en las riberas. Sobrevolando el humedal se pueden ver numerosos bandos de viajeros limicolas, como el Combatiente, Cigüeñuelas, Avocetas, Archibebes, Correlimos y Aguja Colinegra entre otras especies.

Los pollos de aguilucho lagunero rapaz habitual en las tablas ya sobrevuelan el humedal, otras rapaces que también se pueden observar en este humedal son el cernícalo primilla muy abundante en los cultivos y campos del entorno, y al atardecer el Mochuelo común o la lechuza.

Fuente: ECODESTINOS Todos los Derechos Reservados

Planificando: 

Con las temperaturas que se alcanzan en las horas centrales del día, es ideal concentrar las actividades al aire libre en las primeras o últimas horas.

Los servicios de visitas guiadas están pensados para aprovechar esos movimientos de fauna.

Para descubrir el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, existen varias modalidades de visita, tanto para particulares como para grupos organizados, familias, etc.


LAS TABLAS DE DAIMIEL (Parque Nacional) Visita guiada senderista
Dirigida a particulares, descubre el Parque Nacional acompañado por un guía intérprete que te dará a conocer su fauna, flora, historia y problemática. Un sencillo recorrido, apto para todos.

Duración: 2 horas / Recorrido: 2,5km
 

LAS TABLAS DE DAIMIEL (Parque Nacional) Visita guiada combinada en vehículo todo terreno
Cómoda visita en vehículo todo terreno climatizado y a pie. La visita más completa al Parque Nacional. En esta visita se recorre la zona de protección del Parque Nacional.

Duración: 4 horas / Recorrido: 4x4 + 2,5km a pie
 

LAS TABLAS DE DAIMIEL (Parque Nacional) Visita guiada para grupos organizados
Descubre el Parque Nacional Tablas de Daimiel en grupo, acompañado por un guía intérprete que te dará a conocer su fauna, flora, historia y problemática. Un recorrido apto para todas las edades.

Duración: 2horas
Opciones de ampliación: Molino de Molemocho, Motilla del Azuer, 4x4.
 

LAS TABLAS DE DAIMIEL (Parque Nacional) Visita para Familias con niños
Si sois una familia con niños esta es la mejor manera para descubrir el Parque Nacional. Una visita pensada para todos y donde todos aprenden.

Duración: 2 horas / Recorrido: 2,5km
 

Educación ambiental en las TABLAS DE DAIMIEL (Parque Nacional)
Dirigida al colectivo educativo. El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, nos ofrece muchas posibilidades para conocer y descubrir la naturaleza. Ayudados por el material didáctico necesario, se convierten en un lugar ideal para el desarrollo de la educación ambiental.

Duración: 2 horas / Recorrido: 2,5km

Experiencias de Viajeros